Nuevo avance contra el letal cáncer de páncreas.

5 comentarios
Modelos¹ de ratón revelan un potencial mecanismo de terapia contra los tumores malignos.

Actualmente no hay armas efectivas contra el adenocarcinoma ductal pancreático (ADP), el cual, por lo general, produce la muerte solo meses después de su diagnosis.
Pero los científicos han encontrado un modo inesperado de atravesar las formidables defensas del cáncer en ensayos clínicos con humanos y, excepcionalmente, con ratones. Sus resultados son publicados hoy en Science.
Robert Vonderheide, inmunólogo del Centro Abramson de Investigación del Cáncer de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia (Estados Unidos), y su equipo activaron células inmunológicas que perforaron la coraza protectora, o estroma, que el cáncer de páncreas construye a su alrededor, y atacaron las células tumorales.
Sorprendentemente, las células inmunológicas implicadas no fueron las que esperaban - sofisticadas células anti-tumorales T, sino células más primitivas llamadas macrófagos-.
Terry Van Dyke, director del Programa de Investigación Genética del Cáncer en Ratones, que depende del Instituto Nacional del Cáncer, en Frederick, Maryland (Estados Unidos), y que no participó en el estudio, dijo: “Esto abre un novedoso abanico de posibilidades en la búsqueda de nuevos tratamientos”, “Es una clara indicación de que la activación de los macrófagos será efectiva”.

Rompiendo la barrera.
El estroma inusitadamente duro que envuelve los adenocarcinomas ductales pancreáticos es el responsable del mal pronóstico de la enfermedad. No sólo es prácticamente infranqueable para los medicamentos, sino que además interactúa con leucocitos, evitando así que el sistema inmunológico ataque el cáncer.
Otros investigadores han diseñado estrategias moleculares para atacar el estroma que están siendo actualmente probadas en ensayos clínicos , con la esperanza de facilitar la entrada a los medicamentos. Pero el ataque al estroma del equipo de Vonderheide ocurrió por accidente.
La intención original de los autores era tratar de contrarrestar las acciones inmunodepresoras del estroma mediante la activación de la proteína CD40. Esta proteína activa muchos tipos de células inmunológicas, aunque es más conocida por su habilidad para activar las células antitumorales T. Y fue en estas donde los científicos centraron su atención, esperando que las células T activadas atravesaran el estroma y alcanzaran el cáncer.
Llevaron a cabo un ensayo clínico con 21 pacientes que tenían un cáncer de páncreas no operable y que estaban siendo tratados con gemcitabina, el tratamiento de quimioterapia estándar para la enfermedad. Suministraron a los pacientes inyecciones adicionales con un anticuerpo activador de la CD40.
Como promedio, los 21 pacientes sobrevivieron varias semanas más de lo que lo habrían hecho sin el tratamiento con anticuerpos, y cuatro pacientes mostraron una regresión temporal de los tumores. Los autores examinaron al microscopio biopsias de dos de los tumores que habían remitido y encontraron que estaban llenos de macrófagos, pero desprovistos de células T.
“Incluso antes de que los ensayos en pacientes terminaran, nos dimos cuenta de que la terapia parecía tener éxito, pero quizá no por las razones que habíamos imaginado”, dijo Vonderheide. 

La acción de los anticuerpos.
Para establecer el mecanismo subyacente , los científicos recurrieron a ratones que habían sido modificados genéticamente para que desarrollaran un cáncer similar al adenocarcinoma ductal pancreático humano. Fueron capaces de repetir el ensayo en los animales, con una serie completa de controles, y siendo objeto de exámenes más detallados e invasivos.
Trataron a un grupo de animales con gemcitabina y una versión adaptada a los ratones del anticuerpo activador de la CD40, y a otros grupos, o solo con gemcitabina, o solo con anticuerpos, o sin tratamiento alguno. Los tumores remitieron en el 30% de los ratones tratados con anticuerpos – hubieran recibido gemcitabina además o no-. “También fue una sorpresa descubrir que la gemcitabina por si sola no contribuía mucho en el efecto terapéutico”, dijo Vonderheide.
Después los autores examinaron detenidamente como los sistemas inmunológicos de los ratones, y sus tumores, habían respondido a la activación de la CD40.
“El anticuerpo hizo que las células T se activaran, pero por alguna razón estas permanecieron en los nodos linfáticos y no migraron a los tumores”, dijo Vonderheide. En cambio, encontraron macrófagos activados concentrándose en los tumores -y también agrupándose en el estroma, que empezó a retorcerse y a descomponerse.
“Este descubrimiento no habría sido posible sin la utilización de un modelo de ratón del cáncer para analizar el mecanismo de acción minuciosamente”, dijo Van Dyke, que recientemente se trasladó al Instituto Nacional del Cáncer (norteamericano) donde va a iniciar un importante programa de medicina translacional² que combinará de modo parecido ensayos clínicos en pacientes y en ratones con distintos cánceres. Muchos esfuerzos como este se están haciendo en el mundo, incluyendo un importante programa en Harvard (situada en Cambridge, Massachusetts), iniciado gracias a los estímulos financieros norteamericanos.
“A pesar de todo el esfuerzo, solo un nuevo medicamento, el erlotinib, ha sido aprobado `por la Administración Federal de Alimentos y Fármacos³ para luchar contra el cáncer de páncreas metastásico en la última década, y este sólo prolonga la vida dos semanas más”, dijo Vonderheide. “Quizá nuestro descubrimiento conduzca al desarrollo de nuevas ideas sobre como manipular el sistema inmunológico para lograr los mejores resultados terapéuticos.”

Notas:
¹ Animales experimentales que tienen las cualidades necesarias para estudiar las enfermedades que afectan al hombre.
² Rama de la investigación médica que interconecta y aglutina la investigación básica con la investigación clínica y los cuidados del paciente.
³Food and Drug Administration (FDA); sería el equivalente al Ministerio de Sanidad y Consumo.

5 comentarios:

  1. ojala que funcione , y dentro de 20 años cuando aprueben este remedio salve muchas vidas. Las investigaciones son a paso de tortuga

    ResponderEliminar
  2. pues ojala sea antes!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Y ojala todos los enfermos se puedan pagar el tratamiento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace algunos años un familiar muy cercano sufrió algo parecido, aunque no era exactamente un cáncer de páncreas, sino una pancreatitis que acabó con su vida. Fueron tres meses de calvario para ella y para los demás, no había ni cura, ni remedio posible, ni tampoco operación....fue fulminante.
      Por eso tan solo quiero decir que ojala hubiera existido esa "pastillita" milagrosa que la hubiera dejado disfrutar un poco más de la vida...se marchó cuando todavía la quedaban muchas cosas por hacer...
      Desgraciadamente vivimos en una sociedad que solo es de unos pocos poderosos que tienen el gran privilegio de poder ir a HOUSTON y pagarse tratamientos carísimos para superar un cáncer....¿Y los demás, qué hacemos?

      Eliminar
  4. Supongo que hay que seguir adelante, luchando... pero, que le voy a contar yo a alguien que ha pasado por esa experiencia... :)

    ResponderEliminar