lavavajillas

0 comentarios

Foto de bjfeathersmith
El despertador le avisó de que esa mañana le traerían el nuevo lavavajillas. De viva voz pidió tostadas y café; en diez minutos. Mientras se dirigía a la ducha recordó una foto de un viejo lavavajillas que había visto de niño: un cubo donde se metían platos, cubiertos y cacharros; y que según leyó en algún lugar no siempre cumplía con su misión. Debían funcionar con agua a presión o algo así, pensó.
Al tiempo que se frotaba enérgicamente el cuerpo con la esponja siguió dándole vueltas a lo del lavavajillas. Tenía garantía de 10 años siempre y cuando se siguiesen las instrucciones de uso. Era muy raro que se averiaran salvo accidente fortuito o uso no adecuado (término educado para referirse a ciertas prácticas abyectas de, estaba claro, enfermos mentales). De hecho duraban tanto que había un floreciente mercado de lavavajillas de segunda mano. La gente se cansaba pronto y deseaba modelos nuevos. El ya había tenido tres de segunda mano; pero esta vez quería, y podía permitirse, uno a estrenar.
Enfrascado en sus pensamientos se dio cuenta de que ya había salido de la ducha y estaba secándose. Desnudo se dirigió al salón. El café estaba medio frío y las tostadas un poco duras. Comió con resignación. Esto no iba a pasar de hoy, así que tampoco le quiso dar más vueltas. Cuando terminó se recostó en su sofá y encendió la pared frontal.
Canal electrodomésticos; instrucciones. Lavavajillas “taboro”, modelo express-siete – dijo en voz alta. Las imágenes fueron cambiando hasta mostrarle en pantalla la portada del manual. ¿Que tipo de acceso desea? - una voz sonó cercana a la vez que ilocalizable.
Pensó que le gustaría tener uno de esos hologramas 3D que tanto éxito estaban teniendo entre la gente con dinero. Eso si que “personalizaba una casa”. Quiero un resumen de audio y vídeo de unos 15 minutos – dijo mirando a un punto vacío del salón en el que su fantasía situaba a un voluptuoso holograma.
El vídeo empezó y durante un cuarto de hora relajó su mente escuchando las lindezas del producto que había adquirido. Lavaba los platos, cocinaba, limpiaba la casa, hacía la cama, y un montón de cosas más que nunca sabría cuando le podían hacer falta. Había hecho una magnífica compra y eso le hacía feliz. Era un modelo que había salido recientemente al mercado, y uno de los más completos si excluíamos... Lo mejor era su consumo: una sola dosis de x-sugar por la noche y listo. Definitivamente era una gran compra. ¡Ah! Y de regalo las 20 primeras dosis.
No bien acababa el vídeo, con las típicas palabras de agradecimiento al cliente, éste fue interrumpido por el aviso de que en su puerta esperaba su nuevo lavavajillas. Estos de “taboro” cada vez eran más rápidos. Salió corriendo hacía la puerta y allí vio: su nuevo lavavajillas. Lo hizo pasar emocionado e inmediatamente lo puso a trabajar. Era impresionante ver lo bien que funcionaba.
Se pasó toda una hora contemplándolo absorto. Luego perdió el interés y se puso a ver un documental del Canal Histórico13, casualmente trataba de las distintas visiones del ser humano acerca de sus congéneres a lo largo de la historia. Era gracioso, cuanto menos chocante: y pensar que una persona de dos siglos atrás al ver su lavavajillas hubiera muy erróneamente pensado que estaba viendo a un niño esclavizado con un extraño artefacto en la cabeza. Como cambiaban los tiempos, pensó mientras sonreía, y a mejor... que se lo dijeran a el con su nuevo lavavajillas... de viva voz le dijo que dejara lo que estuviera haciendo y se pusiera a limpiar los baños. 

...robota robot...

No hay comentarios:

Publicar un comentario